Jóvenes realizadores asturianos cuentan en el Festival del Arco Atlántico cómo se saca adelante un corto

Cine de bajo presupuesto

24.07.12 – 02:37 –

SHEILA VACA ARIAS | GIJÓN.

Las aportaciones públicas crearon controversia entre quienes las consideran imprescindibles y quienes creen que condicionan el producto

Jorge Dopacio, Pablo Quiroga, Jim-Box, Melania Fraga y Julio de la Fuente, antes del debate. :: PETEIRO
Hay mucha competencia. La industria del cine y en concreto los productores y directores, se ven afectados por ello. Las nuevas tecnologías suponen un punto a favor para la realización de películas por las facilidades que ofrecen. Pero también es un punto en contra al estar al alcance de cualquiera.

«Lo díficil no es rodar, es sacar el dinero para ello», afirmaba Julio de la Fuente. El director, originario de Grado, no duda en que las subvenciones por parte de los ayuntamientos son una de las soluciones al problema que se les presenta. Es partidario de contar en sus procucciones con un reparto asturiano, «si puedo tirar de gente de Asturias, tiro», sentenciaba.
Se pueden hacer cosas interesantes con poco dinero. Ellos lo hacen. En algunos casos recurren a las subvenciones que aportan los ayuntamientos no solo por el dinero sino por los medios de los que disponen para llevar a cabo los filmes pero en lo que todos coincidieron fue en que lo esencial es sorprender al público.
El realizador Jaime Fernández, más conocido como Jim-Box consideró que para mejorar «hay que especializarse». Apuesta por producciones de bajo presupuesto y «que den poco dolor de cabeza». Para él, «el futuro está en Internet, piezas cortas que permitan dispersar ganancias y visualizaciones. Además, lo bueno no hay que pagarlo», confesaba.
Buscar personas que den juego es primordial para estos productores, gente que sepa transmitir lo que ellos quieren contar a los espectadores. «Es complicado, en las entrevistas previas te pueden encantar pero una vez delante de la cámara tiene que ser igual», afirmaba la productora Melania Fraga.
Jorge Dopacio comenzó trabajando con un pequeño equipo, que con el paso del tiempo fue creciendo. Para el cabraliego «lo más importante es el guión, la historia». Tanto es así que, para llevar a cabo ‘No hay nadie’ fueron necesarios 6 meses de creación de guión para solo dos días de rodaje.
«Hay muchas cosas que contar en Asturias», aseguraba Pablo Quiroga. Defiende el patrimonio cultural de la región y la llingua asturiana está presente en sus cintas. El realizador, al ataque de la competencia le ofrece el contraataque de «hacer más cortos».
Advertisements

One comment

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s