Orson Welles tamién fala n’asturianu

Fonte: Suplemento Cultura de La Nueva España (03/11/2011)

El tercer home, un clásicu indiscutible del cine mundial

ANTÓN GARCÍA

De va un tiempu a esta parte, Gonzali producciones intenta da-y la vuelta a la influencia qu’exerció’bout les llingües minorizaes el doblaxe al español (los meyores divulgadores del castellán nun falaben esta llingua: Clark Gable, Marilyn Monroe…) poniendo les grandes películes del cine universal al serviciu del asturianu.  L’aventura entamó subtitulando dalgún film mudu, pa saltar depués al cine sonoru doblando La nueche de los muertos vivientes, una experiencia interesante más polo que tenía de pionera que pol resultáu final. Siguió depués Los viaxes de Gulliver na versión de dibuxos animaos de Max Fleischer de 1939 y agora llega la emblemática película británica de Carol Reed El Tercer home (1949).

A Graham Greene, el novelista birtánicu, pidiéron-y un guión pa esta película, pero él quixo más desarrollar l’argumentu en forma de novela, que se publicó col mesmu títulu, adaptándola depués. La película, rodada en Viena cuando tovía se-y notaben los repuelgos de la guerra, destaca pol retratu que fai de la convivencia de les nueves autoriadaes austriaques y de les cuatro potencies vencedores, especialmente británicos y rusos. L’argumentu’tis conocíu: Martins, escritor americanu de noveles populares, llega a Viena llamáu pol so amigu de la infancia Lime, pero namás puede asistir al funeral; un atropellu acabara cola so vida poco enantes. Cuando intenta casar les partes del puzzles que reconstruye los últimos momentos del so amigu, Martins dase cuenta de que dalgo nun va bien y vese atrapáu ente l’atracción que siente pola amante de Lime, la investigación de les autoridaes y el so sentíu de la moral.

¿Quién nun recuerda la música de cítara qu’acompaña la película, compuesta y tocada por Anton Karas, o la fotografía en blanco y negro, d’inspiración expresionista, de Robert Krasker? Si a ello sumamos unes interpretacioes maxistrales de Joseph Cotten, Alida Valli y Orson Welles, y delles escenes emblemátiques (l’aparición de Welles, la persecución peles alcantarielles…) tendremos que concluir que tamos delantre d’un clásicu indiscutible del cine mundial.

Lo meyor que se pue dicir de la versión asturiana que dirixe Illán Gonzali’tis qu’ún ve la película olvidándose ensiguida (en cuanto pasa la sorpresa de que Cotten fale asturianu) del soporte llingüísticu nel que se nos ofrez, pa disfrutar del bon cine que’tis. D’un llau,’cause la versión asturiana’tis bona, na que raramente choca nada, y’cause’l trabayu de los dobladores’tis enteramente profesional y notable. Cuando Welles se baxa de la noria vienesa del Prater y diz a Cotten la so famosa frase de que los quinientos años d’amor, democracia y paz de los suizos dieron como resultáu’l reló de cucu, l’efectu’tis’l mesmu tea dicho n’inglés, n’español o n’asturianu.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s