>Muere a los 50 años Fernando Largo, histórico del folk asturiano

>

El músico fue pionero del sonido céltico, multiinstrumentista y figura clave en el despertar de los grupos del género en la región
AURELIO ARGEL Fernando Largo, figura imprescindible en la recuperación del sonido folk asturiano, falleció ayer, a los 50 años de edad, a causa de un infarto. Hoy, al mediodía, se celebrará el funeral en la Iglesia ovetense de San Francisco de Asís (plaza de la Gesta).
Fernando Largo llevaba un tiempo alejado de los escenarios, aunque nunca se desvinculó del mundo tradicional trabajando, produciendo y creando obras en su propia casa y estudio de El Pitu, en Cudillero, o en Oviedo. También dedicó su tiempo a la realización de música más comercial regentando el bar folk «Cadorna» en la Calle Azcárraga de Oviedo.
El nombre más asociado a Fernando Largo es el del grupo «Beleño», que ocupa lugar de privilegio en la historia musical asturiana. De singular carácter,’bout «Beleño», grupo que fundó con Xuacu Amieva, Largo solía decir: «No tengo preferencia por jugar con juguetes que ya tuve y con los que disfruté’cause prefiero mirar hacia delante con mucha música futura aún por crear; y aunque no comparto la labor de aquellos que realizan arqueología musical con nuestro pasado, comprendo su interés por “Beleño”».
El grupo nació en las aulas del Monte Naranco de Oviedo, donde Xuacu Amieva impartía clases de gaita y adonde acudía Lisardo Lombardía (actual director del Festival Intercéltico de Lorient), que fue quien sugirió este topónimo y mitológico nombre para la banda que nacería como dúo con Amieva y Largo y al que se unirían posteriormente varios músicos más, entre ellos Pedro Pangua y Rody Herrera. Fue en el otoño de 1983, aunque Fernando Largo ya había iniciado con anterioridad su andadura personal en el mundo del folk con acercamiento autodidacta a instrumentos tan peculiares como el arpa. Ese acercamiento al folk a través del arpa era seña de la identidad musical celta de Largo, quien veía en este sonido algo más que música, con toda su cultura y su mítica y que supo traducir como nadie en creaciones de temas que «Beleño» haría imperecederas y que interpretarían con el tiempo grupos locales y foráneos.
Escénicamente hablando fue la «Noche folk de Corao» junto a la formación bretona «Bleizi Ruz», con el arpista gallego Emilio Cao, el grupo irlandés «Poxes» y José Remis cuando «Beleño» empieza a hacer historia. El festival folk de Berlín y la cita folk de la plaza de la Catedral de Oviedo y el teatro Jovellanos de Gijón llevarían a Largo y compañeros a tocar y grabar con «Milladoiro» y «The Chieftains». El Killarney Celtic-Festival de 1984 daría oportunidad a estos pioneros autodidactas del folk asturiano y, como detallaba entonces Fernando Largo, «sorprendiendo a los asistentes por la existencia de esta música en España y para quienes ni sabían de Asturias con una zanfona, un pandero a modo de bodhram aporreado de cualquier manera que resultara eficaz, una gaita y un arpa».
Después vendría una cita en Perranporth (Cornualles) donde la presencia de «Beleño» fue también soporte vital para la incorporación de Asturias como nación celta al Intercéltico de Lorient (Francia) en 1987.
El disco realizado para la Sociedad Fonográfica Asturiana y titulado «Na Ca’l fuau» quedaría registrado en otoño de 1985. Anterior a esta grabación hay otra curiosa e interesante colaboración también registrada en abril de 1985 en la Universidad Laboral de Gijón, donde Largo y «Beleño» actuaron junto a Víctor Manuel en un especial para TVE. Ya en la Navidad de 1984 repetiría grabación en aquel encuentro histórico de «Arpas célticas» celebrado en la iglesia parroquial de San Isidoro el Real y que traería como consecuencia la primera grabación de «Llan de Cubel». El «II Encuentro de Arpas Célticas» se repetiría en 1985 con Largo, Romaní («Milladoiro»), Emilio Cao, Anne Le Signor y Herminia Álvarez entre otros.
En 1987 «Beleño» graba «Ofiusa» y, cinco años después, Fernando Largo haría la banda sonora del pabellón de Asturias para la Expo-92. Largo dijo entonces que «música y arquitectura son un canto a una región marcada por la naturaleza privilegiada, presidida por el bosque atlántico, la fauna, la forma más antigua de saberse integrados en una cierta Europa».
Ca’ Beleño
Frank Delgado, compañero en «Beleño» durante un tiempo y dueño del bar folk ovetense Ca’ Beleño, dijo que hay que recordar su «originalidad, su elegancia y perseverancia a las composiciones, su labor con Herminia Álvarez y Anne Le Signor para que el arpa céltica volviera a la vida musical asturiana creando temas que ya son historia de nuestro cancionero», algo que certifican músicos como Héctor Braga y Pepín de Muñalén («Tuenda»). Delgado añadió: «No hay que olvidar la creación de su estudio, que nos permitió ir grabando ese sonido céltico asturiano que hoy tiene el camino muy despejado y que es en gran parte gracias a Fernando Largo».
Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s