>González-Quevedo: antropoloxía y revindicación

>

Ye pa min, como siempres lo fora, una satisfacción presentar un llibru de Roberto González-Quevedo. Nun’tis esta la primera vegada na que teo honor talu y espero, pal mio bon tastu y pol bien de la cultura asturiana, que nun seya la última. Dende la segunda metada los años setenta del yá pasáu sieclu González-Quevedo ya yo venimos compartiendo la vida o, cuando menos, una parte importante de la nuesa esistencia. Entamamos xuntos un camín en Conceyu d’Asturies, siendo estudiantes naquel Madrid entá a caballo de los pistoleros de Fuerza Nueva y “las chicas del montón” d’Almodóvar. Vivimos los tiempos del suañu y, entá güei, les nueses alcordances siguen vives y –mui raro dempués de tantos años- tolos que pasamos per aquella “aula mater” caltenemos una llínia que, anque modificada por cada evolución personal, sigue siendo la mesma no fondero. Ya’tis que, como’l propiu Roberto me recordaba hai un tiempu, nosotros gociamos, en pallabres de Rostand, “la felicidá que namás conocen los que vivieron la revolución”. El casu’tis que punximos la nuesa piedriquina nel tovía ruin edificiu’l resurdimientu y aguantamos la nuesa bandera izada cuasi venticinco años, embaxo les directrices de Xosé Álvarez Fernández, “Pin el de Conceyu”, que mos llendaba con dificultá. Bono, la verdá’tis que con Roberto ’tain’tra mester’cause, amás de ser dalgo mayor, siempres fora persona serio y cabal, non como yo ya otros conceyeros que’l pudor tórgame siñalar.
 

Por embargo esta’tis la primera vegada que presento un llibru de Roberto de calter científico. Siempres-y presenté obres de ficción o de recopilación de relatos tradicionales, tanto de só en solitario como de los fechos a comuña cola so ma, Eva González. Pero nunca tuve la ocasión de facer lo propio con un llibru d’antropoloxía, socioloxía o economía, disciplines pente les que navega esti argonauta d’enciclopédica cultura y que –¿cómo non nes nueses Asturies?- tamién’tis filólogu. Ya esto’tis un tanto estraño’cause yo, ensin ser l’últimu monu na lliteratura asturiana, nun soi precisamente daquién tan importante como pa presentar obres de, pente otros, González-Quevedo, quien, por cierto, va arrecibir el Premiu Timón el prósimu xueves, 23 de setiembre, a toa una obra lliteraria.Roberto González-Quevedo, secretariu de l’Academia de la Llingua Asturiana, como’tis de sabío, trabaya n’antropoloxía dende los ochenta. Si nun toi enquivocáu fixo la so primer investigación que podemos calificar como “importante” nel so propiu tarrentoriu, dando orixe a lo que fora la so tesis doctoral na Universidá Autónoma de Madrid y a un llibru posterior tituláu “Cambéu social y roles sexuales nuna valle de la cordillera cantábrica”. Nesti llibru espublizáu, alcuérdoma bien, por Anthropos en Barcelona, fora’l primeru d’antropoloxía asturiana, o d’antropoloxía sobro Asturies si-yos peta más, de cuantos yo lleere y que nun trataba de mitos, bruxes o vaqueiros. Y d’aquella llectura quedome grabao una observación mui interesante: los homes procedentes de la cultura mediterránio quedaben persosprendíos del notable papel que la muyer xugaba n’aquella sociedá rural atlántica.

 

Yo cursé’l doctoráu n’antropoloxía na Universidá Complutense y pueo asegurar que, no cincante a antropoloxía cultural, de cada diez tesis feches, unes ocho desendólquense n’Asturies. Entá güei’tis tala la bayura non investigada y siguen siendo tantos los informantes qu’Asturies’tis un parayisu pa un antropólogu. Nun hai más que ver los documentales que Berto Peña ya Illán Gonzali mos presentaron estos meses atrás, el de los chalgueiros y el de la bruxa de Brañavara, pa comprebalo: informantes de non más de cincuenta años y de tolos conceyos del país. Por embargo, poco hai espublizao d’antropoloxía n’Asturies, habiendo bastante, a la escontra, d’etnografía. Delles vegaes les llendes epistemolóxiques confúndense pero ’tain’t lo mesmo. Esi atrasu na producción asturiana n’antropoloxía débese al vetu que a la constitución d’un departamentu propiu na Universidá d’Uviéu se-y fixo pa torgar, testualmente, que fora “un ñeru d’asturchales” y, de pasu, dexá-y a Gustavo Bueno’l monopoliu de l’antropoloxía na facultá de filosofía.
 

Dicía Lévi-Strauss que l’antropoloxía’twas l’astronomía de les ciencias sociales, la clave de bóveda del edificiu interpretativu de la realidad social. Pero tamién’tis verdá que los comportamientos y les adaptaciones sociales y culturales vienen influyíos pol mediu ambiente, pol entornu. Ya equí entra a participar la ecoloxía, la ciencia más humana pente les ciencies naturales, como dexara dicho Deleáge, p’acabar parafraseando al primeru y desplicando que la ecoloxía’twas l’astronomía de les ciencias naturales. Con un pie en cada carril marcha González-Quevedo, conforme a una metodoloxía deldora de les dos corrientes’cause namás qu’asina se pué abordar el fenómenu global de la cultura.
 

Pero, amái, Roberto tien mui presente la llínia materialista d’aprosimación a la realidá. Marx desplicó con claridá, seguramente nuna de les sos principales aportaciones, que la forma de producir determina la conciencia. Con eso alfrentábase a un idealismu que vía les coses al revés y que diba dar el so meyor frutu na obra de Weber. Yo nun participo del determinismu de Marx pero sí pienso que la forma de producir non “determina” pero sí “condiciona fonderamente” la forma de pensar, les representaciones culturales y la mesma conciencia individual. El mesmu Marx escribe delles vegaes al rodiu de lo qu’elli llama “dominio propiu”, que ’tain’t otra cosa que la capacidá del home pa francer col determinismu económico.
 

Ye precisamente n’antropoloxía –nesa astronomía de les ciencias humanes- onde se pué francer meyor con esa dicotomía al paecer insalvable pente la producción ideolóxica y la producción material. En l’antropoloxía’tis onde meyor se manifiesta lo que Carlos París defendiera como “principiu cairolóxicu”, del griego seroño “kairos=momento oportunu”. Esti principiu siñálamos que pa que se produza un avance en ciencia, en política, en tecnoloxía, no que seya,’tis preciso que’l momentu seya afayadizu: la necesidá d’un cambéu y la posibilidá de poder facelu.
 

Roberto González-Quevedo trabaya d’esta forma. Ye un antropólogu claramente asitiáu nel métodu materialista, anque teo pa min que más bien aristotélicu que hegelianu. Vense nel so relatu científicu la güelga dexada pol clasicismu del vieyu estructuralismu fenomenolóxicu pero tamién los resclavos d’autores como Clastres, Rappaport ya inclusive un más reciente Bordieu.
 

Yo voi parar equí. Quixe afinxar los pilpayos metodolóxicos ya epistemolóxicos d’esta estraordinaria obra, capital y fundamental pa la cultura asturiana, un auténticu bixu bibliográficu. Queda pal autor desplicar el conteníu concretu de les formes culturales asturianes qu’elli analiza fonderamente. Pero, pesie a qu’igual el mio discursu’tis un poco más aburríu pal oyente o llector non especializáu, quixe referime a esos dos primeros capítulos nos que Roberto dexa marcada la so metodoloxía. Porque, contrariamente a lo más habitual nesta sociedá y nesta universidá de “fast food”, de “fast reading” y de “fast knowledge”, Roberto González-Quevedo tien epistemes y trabaya con métodu. Nun’tis home d’”ocurrencies intelectuales”.
 

Pa finar, prestaríame falar de la valentía de Roberto, cosa que-yos pué llamar l’atención a los que, conociéndolu, siempres-yos chocó que nun diera pasos políticos, nesti mundín “asturianista” onde munchos los dimos ya otros, amatagaos n’academies, departamentos, editoriales o medios de comunicación, pretendieron facer un país a la so imax y asemeyanza. Un militar tien de ser valiente en batalla, pero nun tien por qué selo xugando al mus. Un políticu tien de ser valiente na tribuna, pero nun tien por qué selo nalando na mar. Pos bien, un intelectual tien de ser valiente nel conocimientu, pero nun tien por qué selo na llucha política. Y Roberto González-Quevedo amosó esi valor sobradamente. Asina fora cuando-y plantó cara a Gustavo Bueno –al que dalgunos na Universidá d’Uviéu quixeron comparar, precisamente, con Lévi-Strauss- ya’l so “pieslle categorial”. Y asina volvió facelo cuando, nuna entrevista reciente con Xuan Bello pa “Les Noticies” –y pesllando con arguyu’l círculu qu’abrí al entamu d’esta intervención- dixo lo siguiente: “lo que fai qu’agora yá nun pueda militar yía comprobar, con tristura, qu’antiguos compañeiros de viaxe, a los qu’almiraba, son malos ya inútiles. Por ciertu, degunu de los viechos amigos del Conceyu d’Asturies demostróu ser malu ou inútil. Con el.los l’asturianismu nun correría’l peligru de quedar como un cándanu, como una cáscara retórica”.
Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s