>Fútbol y lliteratura: un prestosu alderique

>

Vicente García Oliva nel so blogue Trabayu de Campu.

Como yá dixere n’otru llau d’esti blogue, el pasáu día 9 de Xunu cellebróse nel Antiguu Institutu l’alderique tituláu “Fútbol y Lliteratura”. Participaron, xunto a mi, cola moderación d’Humberto Gonzali, los antiguos futbolistes profesionales Boudón, gran porteru al que tuvi la suerte de ver cuando neñu; Eloy, ún de los meyores xugadores del Sporting de tolos tiempos, que llueu trunfó nel Valencia y fue internacional y “mundialista” (en México 1986), y Espinosa, un duru defensa, atléticu y gran “marcador”, y si non que-y lo entruguen a Maradona al que nun dexaba nin pa dir al “serviciu”.
Les intervenciones de los tres, tuvieron na llinia de resaltar los munchos valores positivos que’l llamáu “deporte rei” pue aportar: Compañerismu, solidaridá na cancha y fuera d’ella, preparación pa les derrotes de la vida, saber asimilar y cuestionar les victories, trabayar a comuña… más les propies de cualquier deporte: preparación física y mental, axilidá, repentización, dominiu del cuerpu, etc. Toos ellos partieron de los sos anicios, mui difíciles nel casu de Boudón, más fáciles nos otros dos casos, pa cuntar cómo se ficieron “paisanos” al tiempu que se facíen xugadores profesionales. Y too ello esaguao d’anéudotes, unes simpátiques, otres pintoresques y dalgunes amargues. Como la vida mesma. Creo que tuvieron mui bien y, unos con mayor facilidá de pallabra y otros con menor, supieron llegar al públicu (abondu) que los escuchó sollerte.

Yo pola mio parte, como nun tenía grandes llogros futbolísticos que narrar, centréme no que daveres’twas’l títulu xenéricu del coloquiu: la lliteratura y el fútbol. Esi deporte,’til va pocu tiempu, denostáu y refugáu polos “intelectuales” que víen n’él el compendiu de tolos males sociales y’til políticos: “Opiu del pueblu”, “alloriamientu de les mases”, “tapadera de la dictadura”… Pero resulta que llegada la democracia, el fútbol nun sólo non amenorgaba, sinón que medraba. Entós, aquellos intelectuales intolerantes y enoxaos, abracen agora la causa del fútbol, cola fé del conversu, pero ensin entonar el “mea culpa”. Y’tis que, ún d’ellos, tuvo’l gran aciertu de dicir aquello de que “el fútbol ’tain’t un deporte, nin siquier un deporte de mases, el fútbol’tis “un sentimientu”. Y hai, amiguinos, eso cambialo too. Los sentimientos son coses mui ellevaes, y amás, nos sentimientos nun sé manda. Colo cual agora puen’til salir mazcaraos coles camisetes del so equipu, faciendo’l ridículu pela cai.
Pero bono, yo fici un estudiu de los escritores que trataron el tema del fútbol nos sos trabayos de creación, la mayoría d’ellos, amás, xente d’izquierdes que de xuro que nun lleeren a los nuestros intelectuales. Xente como Benedetti, que yá nel añu 1955 escribió un preciosu cuentu tituláu “Puntero izquierdo” (o seya, “extremu izquierdu”), cuentu’bout un perdedor pero con dignidá. O el poeta arxentinu Roberto Santoro, trotskista, militante d’izquierdes y “desapaecíu” pola Dictadura Arxentina, qu’atropó una riestra de cuentos de fútbol n’antoloxía: “Literatura de la pelota”, onde ente otros munchos escribieron Ernesto Sábato, Roberto Arlt y Horacio Quiroga. O el chilenu Poli Delano, que tuvo qu’esiliase cuando’l golpe d’estáu de Pinochet y nun pudo volver’til la so desapaición, y que tamién publicó una antoloxía col títulu: “Hinchas y goles. El fútbol como personaje”. O los “Cuentos de fútbol argentinos”, recoyíos por Roberto Fontanarrosa, fallecíu va pocu tiempu. O los minicuentos d’Eduardo Galeano en “El fútbol a sol y sombra”, nún de los cuales define al árbitru diciendo: “Su trabajo consiste en hacerse odiar”.
Pero nun sólo en Sudamerica, tamién n’Europa, como los “Muchachos de la vida” de Pier Paolo Passolini, onde cuenta les sos memories infantiles y el so amor pol fútbol, que práuticaba con bastante bon aciertu. O la novela del escritor austriacu Peter Handke: “L’angustia del porteru delantre’l penalty”, llueu llevada al cine, como una parábola’bout la vida. Y los precedentes españoles del peculiar Wenceslao Fernández Flórez (”El sistema Pelegrín” 1949), o los “Once cuentos de fútbol” del Nobel Camilo José Cela, cuentos desmadraos, como cuasi tolo d’él. La novela de Manuel Vazquez Montalbán: “El delantero centro fue asesinado al atardecer”, protagonizada pol so personaxe Pepe Carvalho. O les más recientes antoloxíes coordinaes por Jorge Valdano (”Cuentos de fútbol 1 y 2″), onde yá collaboren perconocíos escritores del altor de Fulgencio Argüelles, Carlos Casares, Manuel Rivas, Miguel Delibes, Fernando Fernán Gómez, Javier Marías, Joaquín Leguina, Rosa Regás (¡diaños, una muyer!) o Paco Umbral, que lóxicamente nun debíen saber aquello de que’l fútbol’twas l’alloriamientu de les mases. Y la nuestra pequeña amuesa, en llingua asturiana, con coses tan guapes como “Fuera de xuegu” de Xulio Berros, y dalgunes míes como “Alabín, bon, ban”, o el cuentu “Paisaxe de fútbol con figures”, apaecíu na revista Lletres Asturianes. Y a la espera quedamos de “La bufanda”, de David Artime, recién premiada nel concursu de narraciones Trabe, que recueye la vida d’un “ultra” del Sporting y que tenemos ganes de lleer.
De too esto, y de muncho más, falóse nel Antiguu Institutu, amestao coles intervenciones del numberosu públicu que, paezme a mi, divirtióse abondo a lo llargo de les dos hores del coloquiu. Habrá que lo repitir.
Imprimir

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s