>LA XELADA / Pepe el Ferreiro es la pieza más preciada de su museo, la memoria viva de la cultura popular

>

LNE. MANUEL GARCÍA LINARES
Los corazones de las envejecidas gentes del Occidente están afectados por las xeladas mañaneras de este frío invierno; las xeladas llegan entre nevada y nevada y nos dejan ateridos,’bout todo en los valles sombríos junto al molino del reguero. Falta el calor de hogar que antaño llenaba los caseríos con unas familias numerosas en donde, a falta de vaca, se comían un pote con caldo y unos nabos o castañas, eso que ahora andamos buscando como recuperación de una cultura tradicional; había poco caldo para muchas bocas, pero había vida en unos corazones apasionados que reían y cantaban y luchaban frente a la adversidad; ahora, en medio de la soledad, nos deprimimos viendo cómo se vacían los pueblos, esos pueblos que un día quitaron el hambre a las ciudades llevándoles, con el «estraperlo», huevos, gocho o patatas.
De este mundo rural y su cultura sabe mucho Pepe el Ferreiro, quien ha dedicado toda una vida al trabajo de recuperación de nuestras señas de identidad logrando la creación de un museo vivo, donde la pieza más preciada es su misma persona; él es capaz de coser el cuero de unos zapatos con la lezna, la aguja y el hilo encerado; puede forjar el hierro’bout el yunque’cause lo ha vivido en familia; puede asentar la navaja para el afeitado,’cause lo ha practicado; puede recoger el lino, mayar el trigo, hacer vino, hacer cestos o madreñas; puede hacer todo esto’cause él es la memoria viva de la cultura popular… y lo descabezamos de mala manera.
No argumenten razones,’cause las razones que se argumentan, si se aplicasen a las administraciones, nos quedaríamos sin los responsables políticos. Pepe es un hombre de carácter difícil, pero gracias a ese carácter tenemos uno de los museos etnográficos mas importantes de España… y además, vivo. Éste es un ejemplo de la cultura creada por el pueblo, no impulsada por la Administración que pretende imponer una cultura que el pueblo no demanda (la disfrazamos de modernidad) y se crea un gran desfase entre necesidades vitales y necesidades culturales; no podemos decir que somos más cultos por tener más museos, seríamos más cultos si fuésemos capaces de amar nuestras tradiciones y salvarlas como el más apreciado tesoro de nuestro patrimonio, llámense oficios, arquitectura popular, folclore… hórreos y paneras, que frecuentemente despreciamos en nombre del «progreso», la subvención y la especulación. Pepe sabe de esto; pero con frecuencia el político, cuando llega al cargo, olvida que ha sido elegido para servir al pueblo, y con frecuencia se sirve del pueblo con aire feudal, y el pueblo lo aclama por gozar de sus «favores». Pepe siempre ha sido rebelde, claro que algunos pueden aprovecharse de estas situaciones; a esto llamamos democracia.
Y hablando de cultura me ha sorprendido una locutora, muy joven, de una emisora madrileña, que daba, sorprendida, la noticia de la compra de una escultura de un «desconocido Giacometti» por setenta y cinco millones de euros. Ella no conocía a Alberto Giacometti, como seguramente no conocerá a Bernard Buffet, del que en los años sesenta todo el mundo tenía un póster del «Quijote» junto al del «Guernica» de Picasso. La cultura, con frecuencia, va ligada a las modas… y a las cifras. Ahora todos tienen un póster de Pepe el Ferreiro como símbolo de un nuevo despertar del Occidente (no hay mal que por bien no venga).
Y hablando de cifras he oído decir que los jugadores del Real Madrid van a tener unas primas multimillonarias por ser campeones de Liga, algo así como si fuesen ministros o… controladores aéreos; esto es un duro contraste con la miseria que hay en el mundo y con las cifras negativas de la crisis. Pero también esto es cultura y esta cultura está alimentada por el pueblo llano, que ya en épocas pasadas se decía que vendía el colchón para ir a los toros… ahora a los toros se los está denostando mucho, pero fútbol… lo vamos a tener’til en la sopa.
Pan y circo para el pueblo, el circo ya lo armamos en Grandas… lo del pan puede ser mas problemático, a menos que Pepe el Ferreiro plante trigo y centeno,’cause la escanda ya la plantan en Grado y Teverga y en otros lugares apenas si sabemos cómo se cosecha.
Estamos a principios de febrero, este año las mimosas vienen retrasadas quizás’cause siguen las xeladas afectando a los corazones sensibles; por la misma razón se retrasará el canto del malvís y la Luna llena de enero se aleja reduciendo su tamaño ruborizada, como si al acercarse a la Tierra hubiese visto algo que no le ha gustado; ya no despierta sueños románticos,’cause el hombre la ha pisado. Pepe el Ferreiro ha acuñado un saludo del Occidente: ¡Haxa salú!

Imprimir

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s