>La cocina de la literatura

>

EL COMERCIO. Hesier Etxebarria y David de Jorge presentan en Arribada 2006 ‘Porca memoria’, un libro que recrea recuerdos gastronómicos con ironía, autobiografía, sarcasmo y amor por la escritura

PACHÉ MERAYO/GIJÓN

Arribada 2006, los encuentros’bout lliteratura que han puesto estos días altavoces a los últimos rumbos de la llingua, a los viajes eróticos que pueblan sus páginas y a los versos de voces asturianas, salió ayer por unas horas del Centro de Cultura Antiguo Instituto para instalarse, en honor y gracia de dos maestros vascos de pluma y plato, Hesier Etxebarría y David de Jorge, cerca de los fogones de la Escuela de Hostelería. El cambio de escenario, al parecer del todo accidental, obró también de requiebro argumental, pues la literatura que traía a Gijón a los dos invitados huele a almejas a la marinera, a queso de infancia y pan crujiente.
Entraba con ellos Arribada en la cocina de la literatura, más que en la literatura de cocina, como defendieron ayer los autores haciendo uso de su mejor artillería: el humor, la ironía y el peso, a partes iguales, de los grandes maestros restauradores y grandes genios de la escritura.
Venían a Gijón Etxebarría, autor de más de 20 títulos, y De Jorge, cocinero de taller envidiado y premiado, con ‘Porca memoria’ bajo el brazo, el libro escrito por ambos a cuatro manos, que «propone», dicen, «una recreación literaria de los recuerdos gastronómicos vividos». Ya sean esos recuerdos efluvios de un bocata de mortadela o del mejor de los manjares elaborados con la mejor de las recetas, la cuestión es, aseguraban ayer, poner en cada palabra «la voz» justa. Si se halla esa voz y el mimo necesario para hacerla sonar «todo puede convertirse en literatura», advertía David de Jorge. Para hallar la propia estos dos autores, que confesaban haber unido sus cabezas en un gigante bicéfalo de idénticas pretensiones, no sólo han sumado quereres por la cocina, sino pasiones por la buena letra.
Lecturas obligadas
De hecho, tras viajar por las virtudes de su memoria compartida, repartieron entre el público un listado de títulos de lectura «casi obligada» para saborear la verdad de la cocina aliñada de real literatura. «Todos están en nuestro libro», decía el cocinero metido a escritor, asegurando que sólo la buena lectura puede alimentar la buena escritura. Por cierto que en la lista de los imprescindibles figuran varias publicaciones editadas en Asturias, como ‘Historia de la alimentación’, de Flandrin y Montanari; o el anónimo ‘La cocina impúdica. Recetas secretas de una mujer de mundo reveladas a quien pretenda serlo’, ambos de Trea. No faltan clásicos como ‘Una historia natural de los sentidos’, de Diane Ackerman o ‘El barón Rampante’, de Calvino.
Al lado del cocinero escritor, el escritor convertido por este libro en cocinero explicaba que quienes se acerquen a su libro colectivo tendrán en sus manos un trabajo en el que no sólo preocupó «contar el qué, sino también el cómo». Para ello, confesaron que pusieron en práctica un decálogo en el que se hacía necesidad «contar la verdad, abandonar lo superfluo y hacer literatura por encima del hecho gastronómico».
Explicó además Etxebarría que el fruto «hará sudar de calor y cegará de empacho» al lector que se enfrente a los capítulos escritos por David, mientras, «en los míos, más templados, se encontrarán el prisma de un turista en esto de la cocina más o menos accidental y supuestamente atento».
Los dos vascos, que eran presentados en un perfecto asturiano por el también autor Humberto González -no hay que olvidar que su participación se inscribía en la conferencia ‘Nuevos rumbos en lliteratura asturiana: la gastronomía’- han utilizado para alcanzar la fórmula definitiva de su escritura «la autobiografía, el sarcasmo y la buena prosa humorística», armas aseguran «muy poco frecuentes en el género».
Lo que les ha salido, al final, es un encuentro de maestros de cocina más locos ante sus fogones de lo que parecen bajo los focos (ambos autores han conocido a lo mejor de España y de Europa), una travesía por algunas comidas extravagantes, paisajes marcianos, sexo impuro, restaurantes de postín, alimentos contaminados, sombras grotescas y’boutmesas de toma pan y moja.
Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s