El DNI de la lliteratura

ALEJANDRA SIRVENT . (Publicao en Les Noticies)

Ayeri mesmu los periódicos falaben de l’agria polémica surdida énte la siguiente declaración d’Horace Engdahl, secretariu de la Academia del Nobel, que concede esti premiu na modalidá de Lliteratura: «Estaos Uníos’tis demasiao insular, ta demasiao aislláu. Nun traducen lo’nuff y nun participen nel gran diálogu de la lliteratura. Son demasiao sensibles a les modes de la so propia cultura de mases». Hai qu’esclariar a los llectores que nun conozan esos datos que, efeutivamente, no tocante a la traducción, sólo’l 3% de lo que s’edita nos Estaos Uníos provien de nacionalidaes de fala non inglesa. Y seguía diciendo: «en toles grandes cultures hai lliteratura sólido, pero nun se puede obviar el fechu de qu’ Europa siga tando nel centru del universu lliterariu mundial y non Estaos Uníos». Realmente, estes palabres danme pie a diverxer en parte y a afirmar que nun creo qu’exista esi centru en lliteratura; el centru de la lliteratura’tis en too casu la realidá, o la propia lliteratura, y non un puntu xeográficu concretu sinón tolos puntos, posibles y imposibles, anque la reflexión d’Engdahl comenzara por otros derroteros. Sicasí, personalmente, destaco’l datu de la traducción, y confieso preferir la lliteratura europea, anque considero -a partir de la reflexión d’un collaciu del mundu del Derechu, Abel Arias Castaño- qu’el gustu lu fai el conocimientu yá que, munches veces, el sentimientu territorialista de les persones fai qu’atopen más placer no que dominen que no que se-ys escapa de dalgún xeitu. Por eso, a mí préstame más la poesía fecha n’Asturies que n’Andalucía, pero lloñe de blandir una comparación cualitativa, lo único que señalo con esto’tis que la proximidá determina la llectura escoyida, pol aforismu qu’apuntaba enantes, y qu’entós, al dir sedimentando una serie d’obres lliteraries en min, aprució un criteriu estéticu, amás de non olvidar que les mios referencies académiques proceden d’esta comunidá, y que dende que nací, redundando en tolo dicho, redólame too esto, un paisax xeográficu y humanu. Por tanto, contradigo al secretariu suecu, pero doi-y razón en parte de lo dicho. Anque entiendo que caún pueda tener una opinión distinta dependiendo del país del que venga, o non, simplemente’cause’l so criteriu estéticu se formara d’otra manera. Pero, entendiendo qu’hai xente, mesmu europeo, a la que-y presten más los llibros americanos, nun tolero del anglófilu’l conceutu que voi comentar agora. A la declaración anterior siguieron otres, como’tis lóxico. Ente elles, la de Harold Haugenbraum, director executivu de la fundación qu’otorga los National Book Awards: «Esti tipu de comentarios me fain pensar que lleó mui pocos llibros al marxen de lo conocío y que tien una visión mui estrecha de lo que significa la lliteratura güei». Como decía, lo que nun-y soporto al anglófilu lliterariu’tis esa supuesta evolución o transubstanciación de la lliteratura (gracies a l’americana, claro). La lliteratura’tis lo mesmo que foi ayeri y lo mesmo que será mañana. ¿Qué va ser sinon? Una cosa’tis que cambie, que cambien los sos conteníos o modes predominantes. Yá’tis asgaya difícil eso d’innovar en lliteratura, como pa qu’enriba diguen que la lliteratura agora significa otra cosa de lo que significaba. Entiendo que puede haber una diferencia güei. Y’tis la mesma diferencia qu’hai ente lliteratura y intereses relacionaos,’cause la lliteratura tamién’tis’l segmentu d’un capital cultural. Nun’tis sólo l’ámbitu de los suaños, sinón una esfera de poder, económicu’bout too. Y así, Harold Bloom despliega el so exércitu d’escritores americanos e ingleses, ensin qu’una sepa, por exemplu qué criteriu rigurosu, a la hora d’elaborar un canon universal -o una selección o antoloxía d’autores clásicos universales, como se quiera llamar- por qué queda fuera Blasco Ibáñez y s’inclúi a William Wycherley. Lo que quiero poner de relieve con esta reflexión’tis que esta típica discusión forma parte d’esa guerra de les lletres -con varios frentes abiertos dende fai tiempu- que nun tien pudor al intentar facer creer a la xente d’a pie qu’eso’tis la lliteratura. Lo pior de too esto,’tis que, colo qu’a la xente-y presta viaxar -ver otros llugares, otres xentes, otres cultures- véndese qu’hai llibros de primera y llibros de segunda dependiendo d’onde tuvieren escritos, cuando una obra d’arte puede nacer tanto baxo la lluz de les Antilles como baxo la de Nixeria, y el trucu consiste en lleer como si elixéramos el destín d’un viaxe. Pero les tornes, les reseñes crítiques, los artículos académicos munches veces nun amplíen les perspectives. Una razón pa relativizar la importancia de la nacionalidá en lliteratura’tis, como dicía, la reflexión’bout’l nuesu gustu reflexivu: gústanos más lo nueso, en xeneral. Otra razón’tis la lliteratura que Steiner llamó extraterritorial, y onde habría un Borges que sabía mui bien que la lliteratura nun concede privilexios según el país o’l tiempu del escritor qu’obre’l milagru, nin según el sexu, nin según la edá. Imprimir
Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s