Entrevista a Xosé Nel Riesgo nel "Vagamar" de 2006

Primero de too, defínase.

Soi fiel, y miro con quien.

¿Cómo se metió nesta singladura?

Va pa un añu y mediu llamóme Humberto González pa plantegame la necesidá de volver a fundar l’asociación d’escritores asturianos, o como quiera que fuera llamase,’cause entendimos que’l nome’twas lo de menos. Y lo qu’entamó siendo una conversación telefónica acabó nuna bona riestra de tardes en Xixón nes que tuvimos la oportunidá de demostranos que tábemos muncho mas cerca de lo que camentábemos a la hora d’analizar la situación. Y’tis menester alcordase qu’Humberto y yo fuimos nel so momentu los presidentes de dos asociaciones engafentaes y enfrentaes a primeros de los noventa: la ETLLA y l’AEA. Y si dalgo podemos dicir güei,’tis que d’aquella perdimos unos años preciosos… pa nada.

¿Y qué situación’tis esa?

Pues un desalcuentru llamentable nel colectivu d’escritores, que ya dura más años de la cuenta, y’bout too considerando que les más de les veces’tis por descalificaciones personales que nun vienen pa na a cuentu. Que yo nun vaiga llamar a determinaes persones pa dir cenar o de copes, nada nun tien que ver con que compartamos unes circunstancies y oxetivos que nos afeuten a toos y a toes. Lo primero’tis llei de vida, lo segundo plantega una necesidá de verdadera’boutvivencia.

¿Tan grave-y paez, entós, el momentu?

Mas que grave’tis penosu,’cause pasen los años y nun avanzamos un milímetru mas p’alló de les trincheres mediátiques o les homilíes nes capielles de la tertulia. Y la realidá, cabezona como ella sola, enseña con una oxetividá ensin vuelta que’l conxuntu de la lliteratura n’asturianu’tis, a non duldar, un de los movimientos culturales y mesmo sociales mas interesantes de la Península. De magar esta evidencia, tolo que se faiga pa cebar individualismos negadores de la pluralidá del movimientu’tis trabayar a la contra del éxitu de les nueses lletres, y en cabera consecuencia a la contra de los éxitos individuales, que yo, tengo que dicilo, considero como propios. Sicasí, paez qu’hai coses que tan cambiando.

Supongo que fala de l’Arribada / Vagamar Lliteraria… Por ciertu, ¿d’onde sacaron el nome?

Vamos per partes. Si, toi refiriéndome a l’Arribada (que’tis cuando lleguen a puertu los barcos depués d’una vagamar). La verdá que nun esperábemos una rempuesta tan positiva de tola xente que llamamos. Tenga en cuenta qu’hai participantes nes meses con militancia política conocía públicamente del PP, PSOE, IU-BPA, PAS, URAS, IAS y AA; y lóxicamente ensin militancia conocía o reconocía (rises) o independientes ente los que me cuento. Eso pa nos ya xustifica tol trabayu d’estos dieciocho meses, y ya’tis’l mayor éxitu de los, polo menos, ocho últimos años (dende’l Congresu d’Escritores de Lluanco del 98 nel que tuvieren tamién toles tendencies étiques, estétiques y estilístiques). Esperemos que valga pa percatanos de qu’esti barcu al debalu necesita a tol mundu, too menos qu’acabe siendo una Bounty.
En cuantes a lo del nome, bien, lo d’Arribada llovió d’una torbonada d’idees telefónica con Humberto. Queríemos que’l nome’twere mariñán y marineru,’cause siempres nos plantegamos a nos mesmos y a tolos grupos políticos de Xixón, y solliño lo de toos, qu’esto tenía la vocación de siguir tolos años na mesma ciudá. Partimos entós de la situación ya comentada, de mar picao, y col diccionariu de Barriuso na mano salió l’Arribada. Lo de vagamar ya lo metió depués Humberto pela so cuenta, con tola coherencia pa col títulu principal.

¿Porqué Xixón?

Pensamos que tenía de ser nuna Ora marítima. Asturies va tiempu que-y ta dando la espalda a la mar, cuando precisamente la mar’tis un elementu imprescindible pa entender la nuesa historia dende, polo menos, la Edá del Bronce. Esta vieya Tierra siempres vivió a caballu d’un antepaís oceánicu y un trespaís continental. La perda de rellación nel caberu cuartu del sieglu XX con aquel inmensu antepaís significó marafundiar un auténticu tesoru patrimonial en cuantes a la nuesa posición nel mundu. Xixón’tis güei una de les ciudaes de referencia del Arcu Atlánticu europeo, ya tenemos avanzaos contautos con xente d’otres comunidaes pa recuperar y adautar a los nuevos tiempos la Hermandá de Puertos qu’hubiere na Edá Media. Si somos quien a afitar la periodicidá d’esti proyeutu, va a haber intercambios periódicos con otres xentes, otres lliteratures, n’otros puertos cola mar océana como ponte de comunicación.

Metiéndonos en farina, ¿Qué opinión tien de la narrativa asturiana d’anguaño?

Ta nun momentu de madurez, y cuayó, amás, como fenómenu reconocíu socialmente. Y eso’tis una novedá de los caberos venti años. Ye innegable qu’hai autores siguíos y sofitaos pol públicu.

¿Y usté. Al pasu que va sal a llibru por década…?

Ye verdá. Pero eso nun quier dicir que nun escribiera tou esti tiempu. En realidá poques coses más se facer. El problema’tis que nun tengo tol mio tiempu pa escribir, y’tis lóxico que la producción asoleyada’twere escasa. Amás hebo un tiempu nel que fui quien a tar ensin facer nada, y díbame bien,’cause’tis mentalmente mui hixénico. Pero les circunstancies cambien, y agora cuando menos tiempu tengo’tis, paradóxicamente, cuando más toi escribiendo.

Quiciás agora usté ta faciéndose preguntes qu’enantes nun se facía.

Cuando escribí El cai nunca duerme fici por denunciar, dende la modestia d’un ventiañeru, lo que m’abultaba una escandalosa impunidá de les mafies na mio ciudá (Avilés) y per estensión en tola nuesa tierra. D’aquella acusóseme dende prostituir la llingua asturiana’til importar contra natura un xéneru foriatu como la novela negra que n’Asturies teóricamente tenía qu’apaecer irreal. De magar el 11-M la única pregunta que me faigo’tis qué coño ta pasando n’Asturies pa que naide nun diga esta boca’tis mía tocántenes a lo que podríemos llamar la Cosa Nuesa. Pregúntome en silenciu a ónde va la sociedá asturiana énte l’imperiu de la omertá siciliana. Y la rempuesta que siempres me vien a la cabeza dame perceguera.

Sicasí, el so últimu llibru’tis una novela d’humor.

Claro. Si tal como tan les coses perdemos la retranca entós si que tamos perdíos de verdá. L’humor’tis’l meyor antídotu conocíu dende la nueche de los tiempos a la contra de pantasmes, cantamañanes, tiranos, mediocres, y toos aquellos qu’en xeneral-y puedan amargar a ún la esistencia. Pero querer ’tain’t poder… Ya va tiempu que me somorguié dafechu na vida política llocal asturiana, onde tou’tis tan previsible que cada día’tis imprevisible, gracies al concursu de personaxes que faen que la realidá supere a la ficción. Eso si, caltengo con toos ellos una distancia crítica por puru instintu de’boutvivencia.

Pero nun paez que tea tan distante del so personase Sindo Caleyes, el protagonista de Parque Temáticu.

Si lo diz por identificame con Roma, l’otru protagonista, tá equivocáu. Nada nun tengo que ver con unu nin con otru. Si acasu, con Sindo tengo una rellación que me ta dando de pensar, o meyor,’tis elli’l que tien una rellación conmigo: apaez cuando-y da pola gana nos intres menos oportunos…Nun apara de suxerime nel trabayu idees alloriantes que nun tengo más remediu qu’apuntar. Ye como si me dictara les sos memories por adelantáu. Y nello toi agora dafechu, robando-y tiempu a la familia p’atender los petites vanidosos de Gumersindo Calleja.

Pero taba a puntu de publicar una novela

Si, pal mes qu’entra espero que salga a la cai Escrito na ceniza, que’tis la novela que más me costó escribir’til agora. Nada nun tien que ver col restu de la mio producción. Ye una llarga despidía a otru tiempu, y casi diba atreveme a dicir qu’a otru llugar. Pero nun me presta falar de lo qu’entá nun tengo publicao. Namás que voi dicir que’tis un rexistru inéditu nel mio facer.
Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s